El Sol no se queja
porque tenga delante
montones de nubes
y no pueda lucir
como se merece.
Aprovecha un solo hueco
para sacar a relucir su rayo,
tan brillante
como si el cielo
estuviera despejado.


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *