Me dices
que no te abandone nunca,
mas promesa tal no puedo darte.
En cambio me comprometo
a ser honesta
si mis besos no desean buscarte,
a ser sincera
si siento debo marcharme,
a no dar tiempo
si veo que algo no fluye,
a expresarme
si mis necesidades varían.
Me comprometo a preguntarme
si quiero estar contigo cada día,
y compartir desde la libertad,
de elegir quedarme,
o marcharme,
que hoy decido amarte,
que decido sentarme a escucharte.
Mañana,
ya llegará.
Mañana.

0 2