Quien inventó la palabra poseer,
quien pronunció por primera vez
posesión,
realmente no comprendió nada.

Seguramente persiguió a la vida
intentando conseguir retales ajenos,
para acumularlos en algún trastero.

Vacío vino.
Vacío se fue.

Nada nos pertenece.

Nada es tuyo.
Nada es mío.

Vacía vine.
Vacía me iré.

0 0