Cuando olfateó por primera vez
la piel de su madre,
que intuía ya desde el interior.

Cuando sintió su calor
y sus manos le rodearon con ternura.

Entonces cerró los ojos,
y se dejó embriagar
por lo que años más tarde,
llamó poesía.

0 36