Enmudece mi alma
cuando no hay
palabras suficientes
para callar la impotencia.

Y es ahí mi parte humana,
la que quiere hablar entonces,
con los vocablos más perversos
que en el camino puedo encontrar.

Sueño que esto solo
ha sido un mal sueño.

0 2