Me asusta mirar a una persona
fijamente a los ojos.
Me asusta mantener ese estado
más de diez segundos.
Me horroriza esa conexión
entre luceros,
porque algo se mueve en mí.
Utopía es mirar a una persona
fijamente a los ojos,
y no sentir nada.
Sea quien sea.
Imposible que esa proeza
sea inocua a mis sentidos.
Sea quien sea.
Por eso esquivo,
y huyo.
Un día más
he vuelto a hacerlo.
No son los ojos quienes me desafían.
Esquivo su mirada
porque vienen a mostrarme
los temores que algún día tendré que afrontar.

0 5