Te molesta ver una teta,
como aquella que te alimentó,
como aquella que te dio calor,
como aquella que te dio amor.

Pero eso ya se olvida…
Ahora molesta.
Molesta porque te desconectaste
de la vida,
y solo ves eso,
una simple teta.

Bendito el fruto
que da el pecho de una madre.
Bendito el vínculo
que crea con su retoño.
Benditos los que ven
más allá del envoltorio.

0 1