Abrir la jaula,
que ven todos
menos yo.
Tanto tiempo,
viviendo tras los barrotes,
que mis ojos los han hecho
parte de mi normalidad,
sin darme cuenta,
de que no…
No es normal.


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *